El Nosotros de una posición

(de Wendy Trevino)

Comencé a escribir esto a las 6 esta mañana, tras 5 horas de sueño, tras una noche haciendo nada, tras un par de horas hablando por teléfono con Lauren Levin, tras un día de ver a un muy desanimado amigo irse a Kuwait, donde enseñará por dos años para tener un lugar donde vivir y pagar una fracción de su crédito de estudiante.

Comencé a hacer una lista de cosas que han sucedido, comenzando con la “crisis financiera global” & terminando conmigo parada aquí en Oakland, leyendo algo sobre el trabajo, escritura y lucha. Sin siquiera intentar incluir todo, me quedé sin vapor para cuando llegué a la tercera instancia de “buscando trabajo” y la primera palabra de estudiantes ocupando edificios de la Universidad de California.

Comencé a responder a una pieza que Stephanie Young tan generosamente me envió, una pieza que incluye una pieza de algo que dije sobre trabajar con gente con la que es difícil trabajar, gente que podría no gustarte tanto o ya siquiera algo, gente que podrías no conocer. Cómo es posible aún cómo es que lo es cómo la mayoría de la gente trabaja cada día en trabajos que desearían no necesitar. Cómo me recuerda a mi familia, un grupo muy grande de gente que incluye gente que sólo se apareció a trabajar en un campo un día. Cómo no es una familia en el sentido tradicional. Cómo incluye a un niño llamado Taco, un huérfano que pedía tacos de otras manos del campo, un niño que el barrio donde creció mi madre adoptó. Cómo incluye una mujer que mi madre conoció trabajando en los campos y su hijo y otra mujer que me cuidaba de niña. Cómo incluye los vecinos con los que vivía mi madre cuando huyó de casa a los trece así como un trabajador indocumentado que mi madre recién conoció en un vuelo a Nueva York. Cómo el apoyo que esta gente se ha dado entre sí es financiero tanto como emocional. Cómo al continuar apoyándose alguna de esta gente se arriesga a perder su trabajo. Algunos arriesgan algo incluso peor.

Comencé a pensar sobre mi padre pizcando algodón de niño y la jerarquía en los campos. Cómo los blancos pobres y los méxico-americanos tenían la primera pizca. Cómo los trabajadores indocumentados iban por la segunda y los afro-americanos iban al final. Cómo mi padre decía que tener la primera pizca lo hacía sentir especial hasta un día muy caliente, en Lubbock, durante un descanso, su familia fue a buscar agua. Cómo ninguno de los blancos en el pueblo les daban agua. Cómo camino de vuelta a los campos un camión de manos de campo afro-americanas les ofreció una poca. Cómo ni siquiera tuvieron que pedir. Cómo mi padre dice que todos vivimos así, sin siquiera saber quiénes son nuestros amigos. Cómo mi padre pasa por blanco hasta que habla. Cómo un granjero y su esposa en College Station, le dijeron a mi abuela que adoptarían a mi padre y lo criarían como blanco cuando tenía cuatro años. Cómo el hombre que contrató a mi padre en AT&T en los setentas se rió y le dijo que estaban cubriendo los requerimientos de acción afirmativa con un hombre que “habla como mexicano pero parece blanco”. Cómo, cuando mi padre cuenta esta historia, ni siquiera parece molesto.

Comencé a preocuparme de que lo que estaba escribiendo lidiaba demasiado con la identidad sin lidiar con ella. Recuerdo porqué dudé en hablar de estas cosas.  Porque lo que estoy intentando decir es que realmente deberíamos pensar quienes son nuestros amigos. Lo que estoy intentando describir es lo descrito en el Call de Tiqqun como “el nosotros de una posición”. Un “nosotros” que incluye gente que nos gusta y gente que no. Un “nosotros” que incluye gente que no hemos conocido aún y gente que nunca conoceremos. Un “nosotros” que ve la jerarquía de los campos y nombra lo mierda que es sin desdeñar sus efectos de mierda. Un “nosotros” que está consciente de otros campos.

Comencé a preocuparme de que lloraría leyendo esto frente a una sala llena de gente que respeto y a la que apenas empiezo a conocer. Sobre todo porque leo lo que le he escrito a Dereck, mi pareja, y dijo que algunos de ustedes podrían llorar. Comencé a considerar que Dereck leyera esto y me preocupó el efecto de que un hombre blanco, un profesor adjunto de una familia de clase trabajadora podría tener sobre el texto. Un hombre blanco cuyo abuelo creció en una reservación Choctaw, se movió a Arkansas y compró tierra porque alguna vez fue ilegal para los nativos americanos cruzar la frontera de Oklahoma en ciertas partes de Arkansas. Pensé qué opinión me preocuparía, luego hago de todos modos.

Quería hablar sobre cómo empecé a ver poco a poco este “nosotros”. Cómo había estado buscando trabajo, luego trabajando seis días a la semana y todo ese tiempo leyendo. Leyendo Ugly Feelings de Sianne Ngai, pensando sobre la envidia, preguntando. “¿Hasta qué punto las formaciones grupales homosociales se basan en el antagonismo?” Leyendo Spectres of the Atlantic: Fiance Capital, Slavery and the Philosophy of History de Ian Baucom, pensando sobre la nave británica de esclavos Zong. Leyendo el primer capítulo del Capital de Marx por enésima vez, escuchando los podcasts de David Harvey. Leyendo Disciplina y castigo de Foucault, metiéndome en una discusión sobre los sitios de las redes sociales, poca intimidad y acción colectiva porque la poesía no es suficiente, un grupo “secreto” en facebook que consiste en Brian Ang, Tiffany Denman, Joseph Atkins, Jeanine Webb, May Ought, Erin Steinke, Dereck Clemons y yo. En un cubículo, una becaria sin paga, discutiendo en facebook, con gente a la que veo y no veo tan seguido, alegando “no estoy seguro que la poca intimidad que caracteriza a las relaciones que son estrictamente de facebook sea tan diferente a la intimidad que caracteriza a la mayoría de relaciones de trabajo o relaciones entre pares, y así como es cierto que las relaciones están implícitas en la colectivización y así como la propincuidad sigue siendo un factor determinante en la participación de una en una acción colectiva particular, pienso que es un error creer que la gente tiene que estar en términos íntimos con cada una previo a la colectivización / para colectivizar”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s