Saluda a la gente que camina de cabeza

De Tongo Eisen-Martin
(Tomado de Powder Keg Magazine)

Me voy para hacer una campana de iglesia con la ventana de un banco

“las cocinas significaban
más para las masas
en aquellos días”

¿y antes de eso?

“no teníamos enemigos”

en algún lugar de estados unidos
el autobús de la prisión corre a tiempo

vas a querer
perder ese trabajo
antes de que llegue la revolución

No estaré en casa para el desayuno
todos acá afuera saben ahora mi nombre
y no me insurrectaré por al menos cuatro meses

  • el policía en la manifestación es un novato entusiasta
  • se ríen más y más del cartel en mis manos
  • la manifestación tiene policías en ella

“me puedo hacer cargo de
esas ventanas por ti,
pero alguien más
tiene que ir en tu tanque de gas”

le quedaba claro al hombre que
este año la gente rica había hablado demasiado

ve y tira esa banca de marfil del parque
todos están viendo hacia arriba,
ya sabes,
saca a los Romanos de tu cabeza

Quizá dormir bien una noche
habría cambiado
los últimos veinte años de mi vida

-Tocar un instrumento
es como golpear una pared-

¿Qué quieres que haga?
¿reemplazar la población?
¿devolverle la hermandad al invierno?
¿dejar de fumar con el que acaba de morir?

Ellos escuchan en el Sabbath

La policía saca el policía en mi
– un candelabro blanco bajo mi detención

“arruiné la sopa otra vez,”
pensó el juez
mientras se quitaba su túnica de peregrino
tras una puerta de gente blanca (y más)

“no tuve suerte. tuve
lo que me tocaba”
Brinda

“lucha contra mí”
se dice el hombre a sí mismo, por supuesto

limpiando ventanas con voluntad de vivir
una lata en su hombro izquierdo
disfrutando la nueva y brillante plaga
con todos los fiesteros
(sobrenatural y sobrenaturalmente realista)

¿qué, este elevador va de lado a lado?

como mil polaroids amargas que en serio te intentas comer
todos los muebles en esta calle están fijados al cemento
muebles baratos, pero tenemos compromiso

esta mañana, un ensayo abre la conversación entre enemigos
“¿por qué, porque controlas cada gramo de azúcar procesada
que va de aquí a la frontera de un hombre pobre?”
“¿porque en la lata que está en mi hombro izquierdo
puedo escuchar los motores de la desindustrialización?”

-Deberías ponerte a pintar,
ya sabes,
contar mentiras de una manera más profunda-

apoyo al traidor este mes

llevo cemento a mi almohada… “aquí construiremos”

“Tongo está pacheco otra vez. No habla mucho.
Viente casts de películas después. Alegre, supongo.”

Trepa el tubo del órgano hasta nuestro apartamento

“Tongo está pacheco otra vez. Le anda diciendo iglesia a todo.
Cantando en el patio”

Gracias al sacro tiempo pasado de un trompetista

“Tongo está en la tienda”

Suficientemente viejo como para saber todo lo que saben las baldosas

“Tongo decidió que sólo las cosas de adentro, las cosas planas que no habían sido erradicadas, pueden hablar”

Sube al clavo más oxidado

“Tongo está en el cuarto leyendo otra vez”

-pónle una cubierta de realidad,
te hablo de cinco años de realidad-

Conservo memorias como estas
en mi bolsillo
junto al recibo de la caseta

un hombre perdió una apuesta
con el dios de las buenas causas,
ya sabes,
se defendió
un poco tarde
(quizá demasiado pronto)

todavía puedo ver
veinte ángulos de su mandíbula
zigzagueando a través
del frío mundo
de la desindustrialización

“hay un arte para eso”, le diré a mis mejores amigos algún día

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s